El plato fuerte

El Plato Fuerte. POR FIN ES JUEVES.
Introducción. Tu principal objetivo es alcanzar un control de la glucosa en sangre aceptable, para evitar el desarrollo de hipoglucemia e hiperglucemia y retrasar la aparición y progresión de complicaciones crónicas a largo plazo. Esto lo conseguirás con un adecuado manejo de todas las variables de tu tratamiento: • La medicación. • Tu plan de ejercicio. • Tu plan de alimentación. • Formación como ésta para conocer bien tu cuerpo y tu enfermedad. Y, como sabes, tienes que mantener a raya todas las circunstancias que puedan aumentar el riesgo de padecer problemas cardiovasculares, como los niveles altos de colesterol, el tabaquismo, la hipertensión arterial o la obesidad, con todos los consejos para tu alimentación que has aprendido hasta el momento en Por fin es Jueves.
En la variedad está el gusto. Una DIETA SANA debe ser VARIADA, es decir, debe contener TODOS LOS NUTRIENTES que conocemos: • Macronutrientes: hidratos de carbono (HC), proteínas y grasas. • Micronutrientes: vitaminas y minerales. Ya conocemos sus características fundamentales y sabemos identificarlos en los alimentos que tomamos habitualmente, por sus propiedades organolépticas, su textura, su aspecto, su procedencia. Tenemos claro qué alimentos debemos comprar para ingerir las formas más saludables de cada nutriente y cómo cocinarlos para aprovechar al máximo todas sus cualidades y no aumentar su poder calórico. Y hemos aprendido qué grupos de alimentos podemos consumir a diario, cuáles debemos comer todas las semanas y cuáles hay que dejar sólo para momentos puntuales, a través de los ejercicios realizados con la Pirámide de la Alimentación Saludable. En cada persona, un escenario. Para saber elaborar tu menú más adecuado deberás tener en cuenta los siguientes factores: • Cuál es el total de energía (o calorías) que puedes ingerir. • Cuántas comidas debes hacer al día. • En qué horarios. • Cómo distribuir los alimentos a lo largo del día en esas comidas. • Qué proporciones de cada nutriente debes incluir en la dieta diaria y en cada comida. No se pueden generalizar las recomendaciones para una DIETA IDEAL DE UNA PERSONA CON DIABETES, pues ésta debe ser INDIVIDUALIZADA y el grupo de profesionales sanitarios que te atiende te aconsejará un plan de alimentación específico, prestando atención a: • Tu circunstancia concreta: estado de la diabetes, cómo varía tu glucosa en sangre a lo largo del día, la presencia de otras enfermedades paralelas, etc. • Los otros aspectos de tu tratamiento: tu medicación, tu plan de ejercicio físico y el grado de conocimiento que hayas adquirido a través de tu formación específica en los asuntos relacionados con la diabetes. • Tus hábitos y estilo de vida, para que te resulte más sencillo integrar el nuevo plan en tu rutina.
En la cantidad, el equilibrio. Las calorías Si tienes sobrepeso u obesidad, probablemente tu médico te pondrá una dieta hipocalórica, restringiendo los alimentos que aportan muchas calorías. ¿Cuántas comidas y en qué horarios? Te recomendarán hacer entre 3 y 6 comidas al día (desayuno, comida y cena y posibles suplementos) y lo ideal es que mantengas unos horarios semejantes todos los días. ¿Qué cantidades y proporciones de cada nutriente?.Vitaminas y minerales Una dieta rica en frutas y verduras nos aportará, en condiciones generales, las cantidades necesarias de vitaminas y minerales que nuestro cuerpo necesita. Y no habrá que recurrir a suplementos mientras no lo aconseje un profesional sanitario. Hidratos de carbono, proteínas y grasas Para que un individuo sano cubra las necesidades nutricionales diarias del cuerpo, a la vez que se minimiza el riesgo de padecer enfermedades crónicas, los expertos recomiendan las siguientes proporciones de macronutrientes: NUTRIENTE. porcentaje de las calorías totales de la dieta. Hidratos de carbono 45-65% Proteínas 10-35% Grasas 20-35% En una dieta con un total de calorías adecuado para los objetivos de manejo del peso en cada caso. Proporciones aproximadas de nutrientes en la dieta diaria. Proteínas 20% Grasas 30% Hidratos de carbono 50%
En la organización, el éxito. Conviene planificar la dieta de forma semanal y dejar poco a la improvisación, para así tener una visión general de tus horarios, del conjunto de nutrientes que vas a ingerir, de cómo los vas a repartir y de la variedad de tu dieta. Y para poder hacer la compra más adecuada para tus recetas de la semana. Existen algunos métodos sencillos que te pueden ayudar a elaborar tus menús con los requerimientos específicos que te haya indicado tu médico a la vez que preservan tu libertad para elegir lo que te gustaría comer en cada momento. Los profesionales sanitarios que te atienden elegirán el método más adecuado para ti y te explicarán detalladamente cómo utilizarlo. Un ejemplo es la dieta de intercambios, equivalencias o raciones. ¿En qué consiste la dieta por raciones? Se establecen 6 GRUPOS DE ALIMENTOS (en función del nutriente principal que contienen y sus características). Se define el concepto de RACIÓN como la cantidad (g) de cada alimento que contiene 10g de su nutriente principal (aunque además de ese alimento contenga otros nutrientes). Y se asocia en muchos casos una medida casera fácilmente reconocible a esas cantidades. GRUPO DE ALIMENTOS NUTRIENTE PRINCIPAL 1 RACIÓN = cantidad de alimento del grupo que contiene: Lácteos Hidratos de carbono 10 g de HC Farináceos Hidratos de carbono 10 g de HC Frutas Hidratos de carbono 10 g de HC Verduras Hidratos de carbono 10 g de HC Proteínas Proteínas 10 g de proteínas Grasas Grasas 10 g de grasas Así se construyen unas tablas de alimentos que se llaman "Tablas de equivalencias" o "Tablas de intercambios". Dentro de cada grupo en esas tablas, las raciones de cada alimento serán intercambiables entre sí (puesto que contienen la misma cantidad de su nutriente principal). Cuando el médico decida cuántas calorías deberá tener tu dieta, también podrá decirte cuántas raciones de cada nutriente puedes tomar y tú podrás elegir, dentro de esa tabla, los alimentos por raciones equivalentes para ir variando tu dieta.
En los detalles, la diferencia. Puesto que los hidratos de carbono son los nutrientes que más influencia ejercen en los valores de tu glucosa en sangre, para el control de la diabetes debes prestarles una especial atención. Deberás utilizar una herramienta como ésta que te permite controlar la cantidad de hidratos de carbono que tomas con cada alimento. En el caso concreto del tratamiento con insulina, puede ser bueno establecer una distribución constante a lo largo del día; es decir, tomar cantidades similares en cada comida con horarios semejantes cada día. En cuanto a las grasas , debes tener en cuenta la calidad y la cantidad de las mismas tal y como has aprendido en sesiones anteriores, limitando el consumo de grasas saturadas (menos de un 7% del total de energía diaria), grasas trans y colesterol. Para mantener a raya tu diabetes, haz de tu plan de alimentación el plato fuerte.
El plato fuerte. por fin es jueves.